sábado, 16 de julio de 2016

"CON LA CRISIS EN MI OFICIO".




"ESTOY ESPERANDO UN CLIENTE".

.- ¿Para que sirve la ropa?;
¡para encandilar al amante!,
me desnuda y ve mi popa...
Para mi es alarmante.

El que toca es almirante;
un viejo anciano podrido,
hay momentos sofocantes...
Hoy lo tengo de querido.

Me ha roto siete vestidos;
lo espero casi en pelotas,
aunque viejo; es pervertido...
Hace el esfuerzo y se nota.

Con mucha pena se agota;
¡ya pasó su edad madura!,
se asfixia cuando se corta...
¡Y no se le pone dura!.

A veces tengo una duda;
¿porqué gasta su dinero?,
si ya veo su sepultura...
¡Vendrá su infarto primero!.

De joven fue marinero;
en la academia fue listo,
hay enchufes por dinero...
¡En España eso se ha visto!.

Yo lo veo y me resisto;
pero existen las promesas,
se alimenta con buen pisto...
Lo veo contento en la mesa.

Se va rulando y me besa;
siento asco y me rebelo,
es viejo y un sinvergüenza...
Pero a ratos lo camelo.

Me toca el culo primero;
luego va hacia mis pechos,
es muy listo el marinero...
Exigiendo sus derechos.

Dispone en muy poco trecho;
se baja los pantalones,
me abraza y consigue un beso...
¡No hay corpiño ni calzones!.

Tiene experiencia y razones;
es el dueño y el que paga,
soy reina de corazones...
Y en el fondo hasta me halaga.

Siempre hay algo que regala;
cuando acaba su festín,
su pistolita la amaga...
Y yo lo veo muy feliz.

Soy hermosa y meretriz;
y es un cliente importante,
él se comienza a vestir...
En su barco es Almirante.

"Guti"."El romancero".
Publicar un comentario