martes, 2 de agosto de 2016

"UNA FERBOROSA INDEPENDIENTE".




"AÚN QUEDAN MUJERES HIPÓCRITAS".

.- Yo fui una gran señora;
un coche y casi un palacio,
hoy los hombre me enamoran...
Y mi vida va despacio.

En esta casa hay espacio;
vendo ropa y compro cuadros,
arriba tengo un despacho...
Es de cien metros cuadrados.

De mi vida no he nombrado;
los hombres que yo he querido,
a los hombres que yo he amado...
Casada me han hundido.

¡No crean!; nada he perdido.
Me quedo con los solteros,
con todo; salen heridos...
¡La mitad son embusteros!

Me encantan los caballeros;
educados y muy graciosos,
me gustan los marineros...
Me abrazan muy amorosos.

Entre ellos habrá babosos;
procuro apartarme de ellos,
muy pocos son orgullosos...
Suelen ser amantes bellos.

.- ¿Dime amor?; ¿que es aquello?.
.- Es un estrella no hay dudas,
.- Me estás quitando el resuello...
¡La siento y la noto dura!.

.- ¡Ay cielito!; eres muy pura.
Desnuda tu me provocas,
para hacer esta locura...
Besaré tu linda boca.

.- ¡Besame!; me vuelves loca.
.- ¡Dejame besar tus pechos!.
.- Cuida bien como los tocas...
Eres mi amor por derecho.

Siguiendo un abrazo estrecho;
los dos cuerpos se fundieron,
considerando estos hechos...
.- ¡Ay! mi mor; ¡cuanto te quiero!.

Ella le inquietó sus miedos;
y el arrojo de su amante,
sus comienzos como el hielo...
Con aquel truhán galante.

Sentía sus besos mareantes;
también fuego en sus entrañas,
era un buen hombre; un marchante...
De estos que nunca engañan.

"Guti"."El romancero".
Publicar un comentario