jueves, 1 de septiembre de 2016

"UN AQUELARRE EN GALICIA".


 Resultado de imagen de FOTOS DE AQUELARRES CON BRUJAS Y BELCEBU

"EN UNA NOCHE DE BRUJAS".

.- Vuesas mercedes perdonen;
si estoy bebido y errante,
si ya no tengo ni amante...
Quedan pequeños mis dones.

Atacado por ladrones;
cuando atravesé la hera,
tirados entre mojones..
Cercano a la carretera.

En el bosque vi una hoguera;
vislumbré un coro de damas,
en el centro un fuego en llamas...
Al lado junto a una higuera.

Una gran fuente a la vera;
mujeres guapas y graciosas,
vi viejas como rameras...
En sus cabellos; una rosa.

Vi a una niña preciosa;
contaría unos quince años,
¿pensarian hacerle daño...
Si era linda y muy hermosa?.

Mozas con tetas gloriosas;
ardientes y protestantes,
con el cabrón codiciosas...
Por atrás y por delante.

Lleva un precioso colgante;
su vestido blanco y puro,
lo visto por mi fue duro...
Sus gritos fue el detonante.

Me dije; he visto bastante.
Lleno de vino es mi vicio,
las escenas eran cargantes...
¡Horrorosa!; un desperdicio.

Se ha comenzado de oficio;
un acto muy horroroso,
queman aquel cuerpo hermoso...
Y ha empezado el sacrificio.

La hoguera arde de inicio;
el cabrón muy caprichoso,
en mi árbol había un resquicio...
Que manaba algo lechoso.

Con tres círculos viciosos;
le arrancan el corazón,
se oyen gritos y su clamor...
Entre abrazos codiciosos.

El gran cabrón malicioso;
entre espumajos y babas,
con un vergajo horroroso...
Entre cuatro; tres se acaba.

 http://2.bp.blogspot.com/-uLd-50bBfJY/T5hWVshCd9I/AAAAAAAAFiI/mkAxjiIiyn0/s1600/image021.jpg

El cruel aquelarre acaba;
la sangre brilla en la noche,
el sacrificio era el broche...
Un cuerpo joven quemaba.

La visión me mareaba;
sentía nauseas y ardor,
la joven quedó quemada...
Con sus gritos y su dolor.

No siendo un acto de amor;
sus cuerpos lindos y hermosos,
desnudos y muy orgullosos...
Que corrompen la razón.

Exponiendo su pasión;
con necias exposiciones,
las mujeres en oración...
Desguisadas y sin honores.

Gritos de altos clamores;
gestan su amor ordinario,
siendo algo extraordinario...
Con Belcebú y sus amores.

Se armonizan los dolores;
con cábalas y mala suerte,
van perdiendo los honores...
Al rededor de una fuente.

Un cabrio grande y fuerte;
cópula con varias damas,
ríen cantan y se exclaman...
Entre aquel cuerpo inocente.

Viendo escenas indecentes;
oigo gritos y suspiros,
de aquella niña yacente...
Me mareo; no respiro.

Entre sus bucles y zafiros;
claman turbadas el intento,
desaguisadas en el viento...
Comen uvas de racimos.

Como hombres no nacimos;
tenemos más sentimientos,
como varones quisimos...
No alterar los pensamientos.

Entre el fuego de sarmientos;
saltan, bailan y trasnochan,
vino, panes y con antorchas...
Se pierden en desconcierto.

El gran cabrón con aciertos;
las poseía por detrás,
su vergajo el diez por ciento...
Crecía para gozar.

Me alejé de aquel lugar;
vomité hasta mis entrañas,
que un borracho nunca engaña...
Creo que vi la verdad.

¡Lo soñé!; ¿o fue real?.
Me desperté en la mañana,
mi cuerpo estaba fatal...
Cubierto y lleno de babas.

"Guti". "El Romancero".
Publicar un comentario